6.6.05

Realidades virtuales


Desde las profundidades del hemisferio norte de vete a saber dónde, desde el epicentro de la niebla espesa (de borrosa visión), y (para acabarlo de rematar) desde la dimensión conocida del planeta off-line, aparezco fugazmente para constatar públicamente ante un notario televisivo que todavía existo, todavía no me he extinguido talmente una especie dinosauria con un nombre éticamente reprobable; no me ha atropellado ningún coche capotable de matricula impar múltiple de siete; no me han condenado a cinco años de prisión por un delito que no he cometido (porque la justicia es tan ciega que no me ha visto y el segurata ha aprovechado la cinta de seguridad para grabar una peli porno sueca en versión original con subtítulos para que se entiendan los orgasmos).

No ha pasado nada de esto, y de hecho, hace meses que no voy a comprar el pan (que tampoco viene a cuento de nada pero dicen que la gente que escribe, de vez en cuando, explica cosas de su vida sin querer).

Gracias por el interés, siento la decepción que provoca la nada, la inactividad personal en la república de los blogs iconoclastas con pretensiones, pero creo que entre los ciclos lunares y los ciclos menstruales yo también tengo derecho a los ciclos de sangre menguante, al lobo-hombre que aúlla desde las profundidad de la negra noche estrellada. No estoy pasando una crisis existencial/creativa de apatía perezosa, todo lo contrario y al revés, estoy más flamenco que Jim Carrey pasado por la centrifugadora.

Ya sé que no tengo porque dar explicaciones y que de hecho no las estoy dando porque encima, resulta que nadie me las ha pedido, pero mira, con la llegada evidente del Anticristo todo lo que todavía hacemos es aun más relativo. La cuenta atrás ha empezado. (yo cuando miro la foto de este niño, es que no puedo parar de reir).

Si uno de mis principales blogs de culto actualiza sólo cuando llega la época de celo de las focas polares no me pidan a mí que profane las ratoneras ajenas. (ya sé que es una excusa de mal pagador y completamente anticomercial pero hoy me han llevado a comer a un xino y las "setas con bambú" me dan ganas de rascar la espalda de gente con la que tengo poca química sexual pero una total compenetración religiosa).

Para que mi prestigio no acabe de caer todavía más en picado y rebote de forma impredecible a las cuotas más sobrevaloradas de admiración sincera acabaré recomendando unos cuántos posts deliciosos del nuevo estilo contemporáneo de prosa urbana dónde la decadencia de la naturaleza humana aparece desde un ángulo fascinante a la par que cínico y desgarrador.

Voy a rasparme a ver si prendo

Te la chupo despues de la cena

Dije todas las estupideces que podia decir

Laca, espuma y otras mierdas de la epoca (I)

Laca, espuma y su puta madre (II)

Laca, espuma y otras chicas del monton... (III)

Cocaína Night


Todas estas colosales narraciones y muchas más (también de calidad descontrastada para mi gusto personal y subjetivo) se encuentran en la mejor sección de este blog.

Salud y hasta relativamente pronto (espero)

COMENTARIOS