5.2.05

Arturito de la boina


EL MITO DE ARTURITO DE LA BOINA



Había una vez detrás de otra una REGIÓN que se llamaba Murcia que estaba llena de múrcianos y pelagatos. Dice la leyenda que en una placida primavera de clima templado nació un niño recién parido que lloraba como una nenaza. Conque era muy pequeño y no sabia hablar ni montar en bicicleta le pusieron de nombre ARTURITO.
El padre (supuestamente biológico) protesto enérgicamente pues decía que “si le llamamos ARTURITO cuando crezca se reirían de él, es mejor ponerle ARTURO “a secas” o húmedo”
La madre defendió la nomenclatura de ARTURITO dándole una buena hostia sonora al desdichado marido, cosa que zanjo el asunto de cuajo. Era el año 2047 y a las mujeres en su loca y desenfrenada carrera por la paridad de sexos habían empezado “a pillar” los malos hábitos del genero masculino como venganza histórica.
No voy a relatar ahora los pormenores de su niñez absurda y la siempre patética “edad del pavo” de la adolescencia, así que resumiré diciendo que ARTURITO era un gilipollas de tomo y lomo; Un ser asocial, con flatulencia compulsiva y aficionado a vestir con prendas de color rosado pastel. Como es lógico y natural, estas lamentables características lo empujaron a una existencia marginal y solitaria.
En la guardería se autoexcluyo de cualquier actividad educativa aludiendo que “le molaba más hacer de piloto de avión en el recreo” y mantuvo exactamente la misma postura hasta la etapa universitaria (donde ya pilotaba helicópteros).
Nadie le tenía en cuenta, se descuido el pelo, leía mucho y mal, y le pusieron las típicas gafas de los perdedores con montura de caballo.
Se escapo de casa a los 40 años y se gano la vida vendiendo dátiles a domicilio. Un día tuvo un ataque de restreñimiento y tuvieron que hospitalizarlo por cuestiones de estética municipal.
Estuvo ingresado durante años donde vivió del cuento negándose ha hablar con nadie que no fuera de raza negra.
Es allí donde ARTURITO se puso la boina que le cayó a una enfermera y la historia de España cambio por completo. Mirando la luna menguante tuvo una alucinación mística; una visión profética donde se le decía que MURCIA era una nación oprimida por una España centralista y prepotente. El idioma murciano existía y era completamente distinto al castellano (más similar al sueco antiguo). De golpe y porrazo su actitud con los demás cambio drásticamente; no dejaba de hablar y anunciar la buena nueva de la gran nación Murciana. En un principio los demás quedaron gratamente estupefactos por toda esa verborrea que salía de su boca antaño siempre muda.
Pero pronto se cansaron; era tan taladrante soltando sin parar ese rollo separatista que la gente lo evitaba y huía de su lado. Todos lo conocían como “el plasta de la boina”.
Solo de nuevo, ARTURITO se dedico a escribir compulsivamente toda su nueva “ideología”.
Tenia tanto tiempo libre y tantas cosas que contar que relleno mas de 50 libretas con múltiples temáticas inspiradas de sus visiones.
Rescribió la historia de Murcia añadiéndole algunas invasiones de los cartagineses y sus correspondientes reconquistas. Hizo manuales con las normas sintácticas de la lengua Murciana (donde abusaba de las haches intercaladas y sustituía las erres por jotas mayúsculas), era tan enajenante que al final el nuevo idioma acabo teniendo una cierta lógica interna.
Su extensa obra incluía también el nuevo himno nacional (que el decía que era muy antiguo); leyendas llenas de mitos y personajes que dieron su vida por una gran Murcia libre y soberana; recetas de una cocina nacional propia donde rescataba ciertos platos tradicionales basados en el pan de molde y el albaricoque.
Dio mucho énfasis al articulado de las leyes propias de su nación y de sus instituciones suspendidas por el poder jacobino de Madrid. Concluyo su magna obra con cuentos infantiles de familias de ositos (que siempre degeneraban en folletines pornográficos con incestos completamente gratuitos), que decía que eran muy populares en épocas remotas.
Al final ARTURITO falleció en circunstancias no muy claras (ya que nadie sabia que coño hacia ahorcado en su habitación, cosido a puñaladas, con un orificio de bala en la sien y el estomago lleno de matarratas caducado).
El final de esta historia es fácilmente deducible. Todos los escritos de ARTURITO fueron depositados en una caja de cartón abandonados en un sucio desván y olvidados durante años bisiestos. Hasta que un buen día, cuando el edificio había sido habilitado como escuela publica fueron rescatados de su destierro y por una divertida confusión fueron expuestos en la biblioteca y consultados asiduamente por el alumnado que los devolvían horrorizados.
Por otra carambola graciosa del destino fueron trasportados a los archivos de un instituto privado, donde años más tarde, otra mente enferma se dedico a trascribirlos literalmente en su pagina de internet donde fueron duplicados abundantemente a sus webs por grupos humoristas, anarquistas y alternativos antisistema.
En el 2298 (unos 200 años después de su muerte) la figura histórica de ARTURITO era legendaria y reivindicada por numerosos movimientos culturales que promovían clases clandestinas en donde se enseñaba la lengua murciana. Se habían escrito varias biografías sorprendentes que cambiaban absolutamente toda su vida. Decían que era pelirrojo, amigo intimo de Rossy de Palma, que fue asesinado por la policía española en un horrendo crimen de Estado, y que siendo legionario voluntario fue arrestado por follarse a la cabra; pero por lo menos, se respetaba la autenticidad de su boina.
Hubo algún pequeño grupúsculo que intento fomentar la lucha armada pero afortunadamente este tipo de actividades violentas no tuvieron éxito en el seno de la pacifica sociedad murciana.
La semilla ya estaba plantada, con el chup chup de los años el embrión del movimiento creció y creció y pronto salieron varios concejales en pueblos del extrarradio. Más del 40% de la población hablaba murciano y cerca de un 70% lo entendía y todos los partidos a excepción del IP (Intimidad Popular) reclamaban que fuera idioma oficial en Europa.
Una década mas tarde, gracias a un líder carismático, los independentistas consiguieron grupo parlamentario propio en el parlamento de Madrid y formaban parte de la coalición de partidos que gobernaba la región (para ellos nación).
Las discusiones sobre la manipulación de la historia eran frecuentes. La prensa y los foros de la red sacaban chispas. Un chico de los madriles con el sugerente nick de HASTALOSCATAPLINES defendía la unidad indivisible de España y lamentaba la perdida, muchos años atrás, de Filipinas, Cuba, Catalunya, Euskadi y recientemente Galicia. Acusaba a los separatistas Múrcianos de amiguismos con los terroristas de Algo-Keda y de estar adoctrinados por sectarios iluminados que se inventaban la historia a su antojo de embarazada.
Las cosas subían y bajaban como los ascensores eléctricos, hasta que un día la cosa termino democráticamente en las urnas donde el pueblo eligió libremente su destino.

FIN


 


MORALEJA: En el año 2327 los ciudadanos pueden votar y hacer lo que les de la gana con independencia de la realidad murciana del 2004. Cada persona y cada pueblo lleva el timón de su “tiempo presente” de su vida y la historia la rescriba quien la rescriba no marca las cartas de la partida.
¿Qué Murcia ha sido siempre española? ¿Y que?
Si los múrcianos un día lo quieren cambiar están en su derecho, la esclavitud fue abolida hace tiempo y se rompen las leyes injustas igual que se rompieron las cadenas.
La ley está para servir al pueblo no el pueblo para servir a la ley.



Este ameno cuento (con moraleja masticada incluida) fue colgado (entre otros sitios) en medio de una discusión de foro. Un foro españolista y ultra pepero por supuesto.

COMENTARIOS SIDERALES