4.2.15

Una carta real

Apreciado, o no, señorito Luis, últimamente hace frió y la lluvia hace charcos líquidos, así que, dadas las circunstancias, devuélveme mi dinero sin más demora.
Hace semanas que no tengo noticias tuyas, la cual cosa siempre es una satisfacción inenarrable pero en esta ocasión tengo que reclamar que pagues tu deuda económica para así poder comprar alcohol y tabaco.
Como ves, cada uno se gasta el dinero a su manera.
Tú en una tarjeta de autobús y comida y yo en artículos de primera necesidad.
Sé que solo son 25 euros de mierda, pero es mi puto dinero (no el tuyo).

La próxima vez que llames a una puerta para pedir un favor procura no quedar como el culo, eso da malas referencias y hay gente que se lo toma mal y todo.

Lamento el sufrimiento que te debe causar no tener tu tarjeta Visa de La Caixa pero espero poder devolvértela pronto. Supongo que me la diste porque ya la tienes anulada o porque no debe funcionar ya que está muy torcida pero tampoco es una cosa que me importe demasiado.


Bueno, creo que el mensaje ya ha quedado bastante claro clarinete:

Búscate a otro al que tomar por el pito del sereno, devuelve lo que no es tuyo y luego, más tranquilamente, ya puedes desaparecer forever en el inframundo.



Post Data:
"No hay pan para tanto chorizo"

COMENTARIOS