27.9.06

El enfado del señor Álvaro

AVISO
Este post pretendía ser un pequeño relato chorra para romper el silencio prolongado y sin justificación al que tengo sometido el blog.
Lamentablemente el texto se ha alargado exageradamente, conservando su chorrismo genético.
No leas si tienes el fuego encendido o alguna cosa pendiente.


Estaba de un humor de perros, el mueve muebles ruidosos del vecino de arriba acababa de adquirir una taladradora reforzada y empezaba a hacer los primeros ensayos antes del gran estreno del domingo por la mañana.
Había tenido que trabajar durante el fin de semana por culpa de una rotación de horarios de lo más arbitraria.
Él era el último mono de la empresa y encima era el único que no le comía el plátano al gerente-cacique.
No le tenían respeto ni plaza de aparcamiento.
Siempre había tenido un carácter arisco y avinagrado, ideal para ser funerario o periodista cristiano-liberal, pero eso de encontrarse sin mermelada de nectarina y un ruido ensordecedor en uno de sus días libres de entre semana le había disparado la producción de bilis rabiosa.
Pensamientos oscuros y homicidas le saturaban la cabeza mientras daba vueltas por el comedor cagándose en arameo y alguna lengua muerta de aburrimiento.
Por la televisión solo hablaban del nuevo embarazo de la consorte repipi-anoréxica del príncipe Felipe y si era conveniente modificar la constitución por si el hijo salía negro, torero o como Marichalar.
Todo le importaba una mierda de animal domesticado y no le dejaban ni dormir cuando de repente llamaron por el interfono de forma persistente.


-SI, DIGA?

-EL SEÑOR ÁLVARO BUÑUELO?

-SÍ, ES AQUÍ, QUE QUIERE?

-VENGO DE TUBOTEX POR LA AVERÍA DEL DESAGÜE QUE NOS DIJERON

-¡COÑO, EL DESAGÜE! SÍ, VALE, SUBA


-¡La madre que los parió! Ya ni me acordaba del puto desagüe, si hace más de dos semanas que los llamé y me vienen ahora y sin avisar. ¡Panda de inútiles! Pero encima tenía voz de mujer. ¿Cómo coño podrá arreglar eso una jodida fontanera?

Volvieron a llamar por el interfono.
-¿Qué coño le pasa a esta tía?


-SÍ? QUE PASA?

-CORREO COMERCIAL, PUEDE ABRIR POR FAVOR?

-SI QUE PUEDO PERO NO QUIERO.

-OKEY, NINGÚN PROBLEMA, PERDÓN POR LA MOLESTIA, TENGA UNOS BUENOS DÍAS.

-¿UNOS BUENOS DÍAS? VÁYASE USTED A METER ESA PROPAGANDA DE TALADROS AL BUZÓN DE SU VECINO, MAMARRACHO.

-EH? ESO ES UNA BUENA IDEA, ASÍ AMPLIARE MI RUTA.

-SI, MUY GRACIOSO, JAJA MIRE COMO ME RIÓ

-SUS SONRISAS SIEMPRE ME ALEGRAN EL DIA

-MIRA MAMÓN, CADA DIA ME VIENES A TOCAR LOS COJONES CON TU FALSA AMABILIDAD DE MIERDA. DÉJAME EN PAZ, OLVÍDATE DE MI BUZÓN Y VETE A TOMAR POR EL CULO MARICÓN.

-¿TOMAR POR EL CULO? ¿MARICÓN? BUENO… CREO QUE DENTRO DE TODO ESO TIENE CIERTA LÓGICA.

-QUE RISA TÍA FELISA, JAJA, SIEMPRE INTENTANDO HACERTE EL GRACIOSILLO.

-BUENO, CADA UNO A LO SUYO. USTED SIEMPRE INTENTANDO SER UN CAPULLO Y DE HECHO LO CONSIGUE.

-SÍ SÍ, ES MUY IMPORTANTE TODO LO QUE OPINA DE MI UN MUERTO DE HAMBRE REPARTIDOR DE PROPAGANDA PERO AHORA TENGO QUE DEJARTE QUE LLAMAN A LA PUERTA.

-OKEY, NINGÚN PROBLEMA. GRACIAS POR SU ATENCIÓN, YA VENDRÉ MAÑANA A POR MÁS MIERDA HOMÓFOGA DE LA SUYA.

-MUÉRETE YA PRINGADO.

-ADIÓS, UN BESITO.


Mientras el señor Álvaro se dirigía a la puerta una sonrisa se le dibujo en la cara. Él nunca lo reconocería pero ese gamberro simpático de la propaganda basura le caía realmente bien. Parecía inmutable delante de los insultos de la gente. Con ese rintintín cínico de "no me importa lo que digas y pienses, yo mañana volveré y a tu timbre llamaré".
Encima, después de un grito de dolor sincero, el vecino de arriba había dejado de hacer ruido con el taladro. "Sí, los accidentes domésticos pueden ser maravillosamente balsámicos" pensabas placidamente mientras abría la puerta.
Lo que vio le dejo atónito.


-Hola ¿Álvaro Buñuelo?

-Si, soy yo.

-Soy Ursula, fontanera titulada. Efectuadas las presentaciones… ¿Me puede enseñar ese desagüe atrancado?

-Pero oiga.

-¿Si?

-Si está usted…

-¿Sí?

-Está usted preñada ¡Joder!

-Sí, muy observador caballero. Yo prefiero decir embarazada pero es algo que no voy difundiendo a bombo y platillo je je.

-¡La madre! Cuanta tontería ¿Qué es pariente del repartidor de propaganda? ¿Pero donde va usted con ese pedazo de barriga? Si por lo menos está de seis meses.

-De ocho para ser exactos.

-¿Queee? ¿Embarazada de ocho meses y viene a mi casa a arreglarme el desagüe? ¿Que estamos todos locos o qué?

-Ha descrito usted la situación con un detallismo exquisito, venga ¿Dónde está ese desagüe?


-Señora, tire para atrás que usted no me toca a mí el desagüe.

-¿Porque?

-¿Que está loca? ¿No ve que pinta tiene?

-De que tiene miedo? ¿A que rompa aguas y le deje todo embozado? je je ahora me he hecho gracia je je je.

-¡Esto es increíble! Me ha venido una fontanera embarazada de ocho meses a decir paridas en mi casa.

-Yo he venido a arreglar un desagüe, es usted que no me deja trabajar. Que situación más embarazosa je je

-No, si al final la estaré discriminando, no te digo. Yo en el autobús siempre cedo mi asiento cuando veo a una embarazada o a una vieja.

-¿Y si ve a una vieja embarazada?

-¿De que me habla?

-No sé, es una ocurrencia que me ha venido a la cabeza. je je una vieja embarazada je je je soy la monda cuando estoy inspirada. No puedo dejar de decir chascarrillos. ¿Tiene una silla? Creo que me estoy mareando.

-Bueno, lo que me faltaba, me mandan a un fontanero con un mono premama, aspirante al Club de la comedia, que dice que se encuentra mal.

-Sí, ¿Qué quiere que le haga si me tiemblan las piernas?

-Pues nada nena, ponte de cuclillas, cierra los ojos, abre la boca y succiona todo lo que te dé.

-¿Pero que dice degenerado?

-No sé, a mi también me vienen ocurrencias a la cabeza je je ¿no le hace gracia? además, en todas las pelís porno el fontanero acostumbra a ser muy complaciente con el cliente.

-Esto es una película de terror y mal gusto. Uf creo que voy a vomitar.

-Pues vomitase usted encima guapa y ya se puede largar por donde ha venido. Abortamos la misión je je

-Callé, no diga esas cosas desalmado, que dan mal yuyu.

-Yo lo encuentro muy gracioso. Me parto sin cesaría je je je

-Bueno, de acuerdo, usted gana, ya me voy. Adiós muy buenas. Le aseguro que mi hijo no se llamara Álvaro señor amable.

-Mientras su padre lo reconozca yo ya me doy por satisfecho. Ahora mismo voy a llamar a Tubotex a ver porque coño me mandan a una embarazada para arreglar mi desagüe. Y encima con dos semanas de demora.

-NO. No llame por favor. No haga eso.

-¿Cómo que no? Esto es surrealista, es para mear y no echar gota.

-Verá, es que he venido por mi cuenta.

-¿Queee? ¿Qué ha venido usted a un aviso de avería de fontanería por su cuenta? ¿Porque?

-Es que me aburría en casa y…

-¿Qué se aburría en casa? Jodidos burgueses ociosos. ¿Y no ha pensado, que estando embarazada de ocho meses esto era una gilipollez digna del libro Guinness?

-Sí, lo he pensado. Pero ya ve que ni eso me ha detenido. Mi novio trabaja en Tubotex en el departamento de animación infantil y así de esta manera he podido ver la nota de su aviso de avería. Con que su apellido es Buñuelo y yo estoy embarazada, resulta que he tenido un antojo de comer buñuelos o de arreglar desagües a señores que se llamaran Buñuelo y por eso estoy ahora aquí.

-Increíble.

-Por favor no llamé a Tubotex, ya me voy. Uyyy ¿Qué es ese ruido?

-Es el vecino de arriba que vuelve al ataque con el taladro.

-Uy, que ruido tan horrible ¿no le molesta?

-No, que va. Me relaja bastante cuando me entran ganas de asesinar a alguien.

-Bueno je je, ya me voy que se me ha pasado el antojo.

-No tan deprisa mi gordita. Primero: su excusa del antojo de embarazada es tan estupida que me la creo, teniendo en cuenta la mentalidad que me ha demostrado desde que abrí la puerta. Segundo: ignoraba que una empresa de fontanería como Tubotex tuviera un departamento de animación infantil, cosa que no entiendo, pero no pienso llamar para preguntar. Tercero: que su novio y padre de su futuro hijo trabaje en el sitio donde yo doy aviso de una avería en mi desagüe no le da derecho a...

-Perdón, yo en ningún momento he dicho que mi novio sea el padre.

-…..

-¿Eh? ¿Por qué pone esa cara?

-¡LA PUTA!

-Oiga Buñuelo, yo me acuesto con quien quiero que soy promiscua. ¿Eh? ¿Qué pasa? ¿Por qué mira al techo? ¡Oh! Vaya, el vecino le ha hecho un agujero con el taladro. je je que bestia.

-……

-Oye Buñuelo que se te está poniendo la cara muy roja, se te está hinchado la vena del cuello una barbaridad. je je je que cosa más curiosa

-ADIÓS

-Si, si, ya me voy… Hombre no aprietes tanto los puños que se te ponen las manos moradas. No ves que…

-FONTANERA IMPOSTORA, PROMISCUA PREÑADA CON ANTOJOS SUBNORMALES. ADIÓSSS

-¿Eh? Si, me marcho pero…

-VOY A MATAR A ALGUIEN Y TU HIJO NO TIENE NINGUNA CULPA. TÚ MISMA.

-Adiós, Adiós.


En la soledad de su hogar, el señor Álvaro, respira muy aceleradamente.
En su día de descanso el mundo se ha confabulado en su contra para tocarle los cojones por tierra, mar y aire.
El vecino, el repartidor de correo comercial y una embarazada disfrazada de fontanera le vacilan en su cara.
El desagüe no desagua
Quieto y con la mirada clavada hacia arriba ve como se mueve un dedo por su nuevo agujero del techo. Tiene la sensación de que le manda un mensaje telepático referente a no sabe qué de un martillo.
Ya lo decía el titulo del relato, el señor Álvaro se ha enfadado.

COMENTARIOS